DESMOLKIM

TRATAMIENTO AHTIADHERENTE-PROTECTOR PARA BANDEJAS Y MOLDES DE PANADERÍA

desmolkim

DESMOLKIM es un recubrimiento elástico a base de siliconas de alta calidad, pensado para las bandejas y moldes de hornear en panificadora. Sus cualidades antiadherentes son excelentes, hacen que resulte innecesario el engrase repetitivo del molde o bandeja con aceites y grasas. El producto horneado se puede separar fácilmente, permitiendo obtener los mejores resultados y una eficaz producción, consiguiéndose un gran beneficio a medio y largo plazo.

DESMOLKIM es muy fácil de aplicar, es un recubrimiento líquido monocomponente que se caracteriza por su gran resistencia al calor, elasticidad y resistencia a la rotura. La durabilidad del recubrimiento es excelente, manteniéndose en perfecto estado durante mucho tiempo. Su calidad no se ve afectada aún después de numerosas horneadas.

El recubrimiento soporta temperaturas comprendidas entre -50 y 260 ºC en continuo, y para exposiciones puntuales hasta 350 ºC. La durabilidad del recubrimiento depende del tipo de masa usada, llegándose a poder realizar, de modo orientativo entre 1000 y 1500 horneadas, y si se trata de masas blancas hasta 2000.

Su empleo en moldes y bandejas de hornear facilita su limpieza, bastará con enjuagarlos de vez en cuando con agua caliente o limpiarlos usando un paño o esponja.

APLICACIONES

DESMOLKIM es un recubrimiento antiadherente y protector para moldes y bandejas de panadería, hornos industriales, cintas transportadoras, etc. Se utiliza en procesos de desmoldeo a altas temperaturas.

MODO DE EMPLEO

DESMOLKIM se aplicará puro, previa homogeneización, mediante rodillo que permita su aplicación en finas capas, procurando que no se produzcan gotas ni chorreones, y en el caso de las placas microperforadas, habrá que cuidar que no se cubran dichas perforaciones. También puede aplicarse mediante pulverización con pistola de aire comprimido o eléctrica y pistolas “airless” (el uso de este tipo de equipo permite una aplicación más rápida y homogénea). Por regla general se aplica una capa de revestimiento de unas 50 micras de grosor. En superficies verticales la pulverización se realizará en dos o tres capas ultrafinas para evitar la formación de gotas o chorreones. Después del curado a temperatura ambiente, se recomienda realizar el templado. Todo el instrumental debe ser limpiado con nuestro disolvente DISOLKIM lo más rápido posible.

La limpieza de los moldes recubiertos resulta muy fácil utilizando agua caliente con un paño o esponja. No se emplearán cepillos duros, ni estropajos ni detergentes abrasivos, ya que se rayaría la superficie del recubrimiento. Se recomienda moderación en el empleo de pistolas pulverizadoras de alta presión a la hora de efectuar la limpieza ya que puede producirse desprendimiento del recubrimiento.

PRESENTACIÓN

En envases de 5 y 25 litros.